Històries a la vora del foc (Historias en la orilla del fuego)

Ante el estruendo del griterío, acertamos al localizar las dos únicas opciones. Ella seguiría hacia el norte y yo hacia el sur, hasta volver a encontrarnos, parecía poco probable dada la ausencia de oxígeno y la magnitud del terreno a recorrer, handicap de primera categoria.

Veinte años después…

Momentaneamente en la azotea, interrumpió un cartero desganado con un paquete a mi nombre, muchas notas de su historia.

una canción para títulos de crédito

1

Su historia desde la despedida, la qué nos puede interesar, se desliza sin sobresaltos hasta su inocente involucración en el caso de El Sótano.

2

Ella decide ir a buscar a su hermana gemela, está grave. Viaja y llega tarde, queda un laboratorio con notas y archivos. Una cama cómoda y una cocina suficiente. Estudiará.

Interludio musical con elipsis temporales a corto plazo mientras estudia e investiga.

3 / 4

El proceso de incineración no cumple las pautas, recibe las cenizas de su hermana y a su vez invitada a desparacer del pueblo. Ella resiste los envites y continua. Descubre unas notas sobre ‘un gran viaje’, mencionando repetidas veces al Profesor Ox. No es dificil contactar con el profesor. Mejor suplantando a mi propia hermana, conseguiré la información necesaria, mi muerte ha quedado en secreto, por eso estoy viva, de nuevo.
Salgo con el último wagons-lits hacia la ciudad, convencida de qué el profesor tiene respuestas.

5

El viejo profesor me recibe triste, por motivos obvios dejó de llegarle correspondencia de mi hermana, ahora yo. Preguntó por mi alojamiento y a regañadientes aceptó mi estancia en el hotel, extrañado por mi negativa, me hizo un par de preguntas personales. Él sabía la respuesta, yo no. Su sabia mirada decía qué yo no era yo, pero su gran duda era si yo, era el experimento de mi hermana. ¿Lo era?…

6

El pequeño hotel tenía un encanto especial y las vistas de la habitación descubrían el barrio medieval de la ciudad, óptimo para pasear y reflexionar. Cenando en la terracita de un pequeño restaurante cerca de la, semi-destruida por la guerra civil, catedral gótica, revisé de nuevo el diario personal de mi hermana. Las múltiples anotaciones científicas, eran inteligibles para mí, páginas y páginas aprovechando cualquier rincón del papel con lo qué parecían estructuras moleculares en diferentes estados y cientos de códigos de programación.
Extraña fué la sensación de familiaridad con todos esos datos, una especie de déjà vu… y lo más asombroso, empezé a entender los datos con la ayuda de un nuevo conocimiento interno qué me empujaba a seguir y seguir estructurando el puzzle científico.

(ext. noche / centro ciudad medieval, gente paseando en noche de otoño. Iluminación tenue anaranjada)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: